miércoles, 16 de noviembre de 2011

Google publica gratis en español su último eBook sobre Marketing

ZMOT

Disponible de forma gratuita en zeromomentoftruth.com, el libro electrónico escrito por Google “Ganando el momento cero de la verdad” ya está disponible en nuestro idioma.

En google llaman al momento de tomar decisiones en línea el momento cero de la verdad o ZMOT, concepto que nos ayuda a comprender el cambio en el panorama del marketing y mostrará las estrategias necesarias para triunfar.

Entre el contenido tenemos los siguientes capítulos:

1 – Las reglas del juego han cambiado
2 – El nuevo modelo mental
3 – El ZMOT está en todas partes
4 – Calificaciones y comentarios: De boca en boca
5 – Pensamiento simultáneo, nunca posterior
6 – Cómo ganar en el ZMOT
7 – ¿Los momentos de la verdad convergen en un mismo punto?

Un excelente documento que, en 72 páginas, nos ayudará a entender mejor el marketing de esta segunda década de siglo.

Evaluación general del artículo

lunes, 10 de octubre de 2011

¿Por qué no estás creando una empresa?

por queEsta es la pregunta que hicieron el otro día eh Hacker News. Y es una buena pregunta, también para ti.

Que sí, que tienes un trabajo fijo, que llegas a casa tarde y muy cansado. Que tu sueldo actual es más que decente… Pero mira a tu alrededor y piensa en cuántos de tus amigos y familiares tenían un trabajo fijo y un sueldo más que decente y de repente se han quedado sin ellos.

Ahora mismo empezar una empresa requiere menos de 10€ para registrar un dominio, y menos de 100€ para alojarlo durante un año. Crear tu web con WordPress es gratis. A partir de ahí, puedes empezar a buscar clientes y a ganar dinero. Si no le dedicas muchas horas, no ganarás mucho. Si por lo que sea la cosa crece, tendrás que contratar a alguien que te ayude con los papeles, o con el soporte a los usuarios, o con otras asuntos, con lo que tampoco ganarás mucho.

Pero la cosa funciona así: si tienes una empresa, aunque sea en fase embrionaria, tienes el mejor seguro de desempleo. Si, como es más frecuente cada vez, te ves en la calle o con tu sueldo severamente reducido, tienes una vía de ingresos complementaria, dispuesta a que la hagas crecer en cuanto puedas dedicarle más tiempo.

Así que te repito la pregunta de Hacker News: ¿por qué no estás creando una empresa?

VIA

Evaluación general del artículo

¿Cómo elegir un equipo de trabajo para un emprendimiento?

socios.jpgPor Prof. Sergio Postigo

MateriaBiz

Cuando se trata de poner en marcha una idea de negocios, es recomendable que el emprendedor no esté solo. La elección de un equipo de trabajo será fundamental para determinar el éxito o el fracaso del proyecto.

Cuando conocemos historias exitosas de emprendedores y emprendedoras, es frecuente imaginarlos como luchadores incansables, guerreros imparables, personas que todo lo pudieron pero… solitarios. Nunca más lejos esta imagen de la realidad. Sobre todo al momento de comenzar, el equipo fundador es la piedra angular más importante sobre la cual se construye un proyecto que después será un negocio sólido.

La experiencia indica que la mayoría de las veces “la idea del negocio” se le ocurre a una sola persona, pero es con la confirmación de un equipo (socios o compañeros de aventura) cuando esa idea va creciendo y se convierte en una oportunidad de negocios, para finalmente ponerse en marcha.

Si bien el emprendedor es aquella persona que hace que las cosas pasen, muchas veces no está solo y no es recomendable que lo esté. El fundador solitario no sabe “de todo” y, tarde o temprano, necesitará de un equipo para hacer crecer su negocio.

¿Qué requisitos hay que tener en cuenta para comenzar a emprender un negocio?

Lo primero es una idea que movilice, cautive, permita soñar en grande y entusiasme no solamente al emprendedor, sino también al equipo que trabajará en poner en marcha ese nuevo proyecto, aun sabiendo que no será sencillo y que existe la posibilidad de que no todo salga como se espera.

Con esa idea primaria, se debe comenzar a explorar si es solamente una buena idea o una oportunidad de negocios. ¿De qué manera darse cuenta? Con información sobre lo que ya existe y es similar, identificando y analizando las debilidades de los competidores, conociendo muy bien a los clientes y entendiendo cuáles son los pasos clave para implementar el proyecto.

Esta tarea no es sencilla y una sola persona no puede llevarla a cabo. Se necesita un equipo formado por personas que compartan los mismos valores y el mismo grado de enamoramiento por el proyecto, personas que de manera permanente alimenten el emprendimiento con nuevas ideas, creatividad, racionalidad, experiencia y mucho trabajo.

En un equipo hay habilidades, juicios de valor y experiencias complementarias. La flexibilidad y capacidad para adaptarse a los cambios ayudarán a resolver mejor los problemas que enfrentará el proyecto en las etapas de puesta en marcha y crecimiento.

¿Cómo seleccionar el equipo?

Al momento de pensar en quiénes pueden acompañarnos en el emprendimiento, es importante considerar algunas cuestiones relacionadas con la toma de decisiones prioritarias, los códigos para intercambiar opiniones, la experiencia de cada integrante, las habilidades, la capacidad de resistir la frustración, el grado de compromiso con el proyecto y los objetivos personales de cada miembro.

El delicado equilibrio entre los integrantes del equipo puede hacer que un proyecto sobreviva a las más duras condiciones o bien se termine al mínimo problema enfrentado.

¿Alguien experimentado? ¿Con contactos? ¿Que sea muy bueno llevando los números? ¿Un experto en ventas? No existe el equipo ideal. El mejor equipo es aquel que hace posible la puesta en marcha y el crecimiento exitoso de un negocio. Sin embargo, como línea de pensamiento general, es posible decir que sus integrantes deberán ser trabajadores, lograr una alta productividad con pocos recursos disponibles y tener una resistente habilidad para asumir riesgos.

El tiempo que un emprendedor debe pasar analizando, reclutando y hablando con su equipo fundador es directamente proporcional al tiempo que este grupo estará analizando la oportunidad de negocios y poniendo en marcha de manera articulada el proyecto.

Algunos aspectos a tener en cuenta:

  1. La credibilidad del equipo se basa en las características de las personas que ayudan a dimensionar las posibilidades de lograr los objetivos propuestos. Dichas características se adquieren por experiencia, capacitación, contactos y conocimiento de los mercados o de la actividad que cada persona va a desempeñar.

    1. El consejo y la experiencia son fundamentales en un equipo de emprendedores. Por eso, es importante contar con gente cercana al proyecto que periódicamente colabore con la toma de decisiones más importantes y genere un especio desde la reflexión y la mirada al futuro.

            1. Los consejeros o mentores del equipo fundador no necesariamente deben de ser socios, pero sí deben estar muy involucrados con el equipo y con todo lo que pasa alrededor del negocio.

                1. Los emprendedores muchas veces creen que pueden llevar adelante un negocio de manera personal, pero está probado que el trabajo en equipo es una de las claves para lograr los mejores resultados.

                    1. En todo emprendimiento el equipo detrás de la idea es lo que divide el éxito del fracaso en un proyecto. Los inversores confían en personas que puedan llevar adelante un proyecto y no al revés.

                        1. Resultan clave las cuentas claras, el análisis de los números periódicamente, el asesoramiento de abogados y contadores, los consejos de los mentores y la visión compartida del negocio. Por el contrario, pueden resultar fatales los aportes de capital desparejos, las responsabilidades mal establecidas y un mecanismo confuso de toma de decisiones.

                            Fuente: MateriaBiz

                        2. Evaluación general del artículo

                          miércoles, 24 de agosto de 2011

                          No te des por vencido jamás ni hagas caso a los que te dicen que no puedes

                          05 PersistenciaA veces otros tratan de aplastarnos, de minimizar nuestros sueños y esperanzas, nuestro futuro y nuestra persona.

                          Poniéndonos en ridículo y por muchos otros medios, las personas malintencionadas pueden tratar de llevarnos a la ruina.

                          Por la razón que sea, nuestros esfuerzos por mejorar, por ser más felices en la vida, se pueden volver el blanco de ataques.

                          A veces es necesario encargarse de esto directamente. Pero existe una manera de resolverlo a largo plazo que rara vez falla.

                          ¿Qué es con exactitud lo que estas personas tratan de hacernos? Tratan de empujarnos a una posición inferior. Deben pensar que somos peligrosos para ellas en alguna forma; deben creer que si progresáramos en el mundo, eso sería una amenaza para ellas.

                          Por eso tratan de minimizar nuestro talento y capacidad de diversas formas. Algunos dementes incluso tienen un plan general que dice: "Si A tiene más éxito, puede ser una amenaza para mí; por lo tanto, debo hacer todo lo posible para lograr que A tenga menos éxito".

                          Al parecer, nunca se les ha ocurrido que sus acciones podrían convertir a A en su enemigo, aunque no lo haya sido antes. Podría decirse que ésta es una forma casi segura en que estos dementes se meten en problemas; algunos lo hacen sólo por prejuicio o porque "alguien les desagrada".

                          Pero, sin importar cómo traten de hacerlo, su verdadero propósito, como tal, es hacer que la persona que es su objetivo se empequeñezca y fracase en la vida. La manera de resolver realmente esta situación y de manejar a estas personas, la manera de vencerlas, es florecer y prosperar. Sí, es cierto que al ver que nuestra suerte mejora, tales personas pueden ponerse frenéticas y atacar con más fuerza.

                          Lo que debemos hacer es encargarnos de ellas si tenemos que hacerlo, pero no dejar de florecer y prosperar, ya que eso es lo que tales personas quisieran que hicieras. Si floreces y prosperas cada vez más y más, tales personas caerán en apatía, podrían darse por vencidas completamente. Si nuestras metas en la vida valen la pena, si las llevamos a cabo teniendo en cuenta los preceptos de este libro, si florecemos y prosperamos, con toda seguridad saldremos vencedores y con optimismo, sin dañar un solo cabello de sus cabezas.

                          Y ese es mi deseo para ti: ¡Florece y prospera!

                           

                          Evaluación general del artículo

                          martes, 23 de agosto de 2011

                          Perder el tiempo es una de la peores cosas que puedes hacer.

                          Tiempo1Por Dr. Renny Yagosesky

                          Uno de los peores hábitos que puede desarrollar una persona es el de perder el tiempo. Esto es así, pues la vida es tiempo, y perder el tiempo significa perder vida.

                          La vida es un proceso complejo y precioso que en medio de sus altas y bajas nos ofrece la oportunidad de aprender y vivir múltiples y enriquecedoras experiencias. Todas esas experiencias, transcurren en lapsos de tiempo, es decir, ese espacio que no permite medir que mide los cambios de estado, es decir, un antes y un después.

                          A pesar de de manera recurrente se nos advierte que “el tiempo es oro”, que es un recurso no renovable y que todos a su tiempo envejeceremos y moriremos, tendemos a asignarle un valor inferior al que se merece.

                          Quizás se nos dificulta comprender que todo cambia y que cada momento es precioso pues se va y no hay posibilidad alguna de recuperarlo. Los niños no tienen clara consciencia del tiempo, y desean jugar por horas de manera indefinida. Los adolescentes se creen inmortales y gastan horas y horas en actividades que para muchos serían triviales. Los adultos se ocupan de mil cosas sin determinar claras prioridades, y los ancianos, quienes sí valoran el tiempo, viven con la ansiedad de que les queda poco.

                          En el libro “Maneje su tiempo”, B. Eugene Griessman afirma que toda porción de tiempo es altamente valiosa, y no únicamente las que se dedican a estudiar o a trabajar. Dice, además, que si nos roban algún objeto, podemos llamar a la policía y denunciar el robo, pero cuando nos roban el tiempo ni siquiera lo notamos, pese a que lo material es recuperable y el tiempo no.

                          El hábito de perder el tiempo es frecuente y resulta muy costoso a la larga. Suele aparecer en la infancia cuando muchos padres les enseñan a distraerse durante horas para quitárselos de encima y tener algo de vida propia. Alentar actividades sin meta clara, como: “Anda a ver televisión”, ” vete a jugar”,”quítate de aquí”, etc. no ayudan a los niños a valorar el tiempo.

                          Opuesto aunque también común es la rigidez, que resta libertad y felicidad al niño. Se debe lograr un balance que permita el aprovechamiento y valoración de los minutos, pues esta base educativa regirá las decisiones y por tanto el éxito o el fracaso de la vida adulta. La definición de prioridades y el manejo de tiempo energía, dinero y relaciones, definen nuestros destinos.

                          Perdemos el tiempo en mil actividades al día, burocratizadas, ritualizadas o repetidas. Y si acaso se nos ocurre valorar el tiempo, y preguntarle a quien nos pide una cita personal el motivo de su solicitud, debemos prepararnos para la indiferencia o el reclamo. ¿Qué podemos hacer para reducir al máximo la pérdida de tiempo y poder en cambio obtener resultados satisfactorios, frecuentes y abundantes?

                          Lo primero es realizar un mapa de uso del tiempo para saber en qué lo invertimos. Un mecanismo clave es calcular el valor económico de nuestras horas, pues así sabrá que cada hora perdida podría indicar la potencial pérdida de ingresos. Divida su ingreso mensual entre el número de horas que trabaja cada mes, y tendrá el dato requerido.

                          Planificar es una de las formas más efectivas de ahorrar tiempo. Asigne un tiempo a cada actividad y respete ese plan. Se sorprenderá de la sensación de control que esto le dará. Piense en lo que desea lograr, los recursos que necesita, los posibles obstáculos con que encontrará, así como sus soluciones más viables y notará que todo se facilita y se hace en la mitad del tiempo. Y priorice, definiendo lo más urgente y lo más importante.

                          Haga primero esas actividades y deje las menos productivas o urgentes para el final del día. Si va a reunirse con alguien, decida cuánto tiempo durará esa entrevista. No permita que otros manejes sus horas ni le hagan la agenda. Diga “no puedo”. Si no respeta usted su tiempo, no espere que otro lo haga.

                          Analice y descubra cómo malbarata el tiempo, y huya de los ladrones del tiempo que se aparecen sin aviso y no tiene hora de despedida. Y no diga que “no tiene tiempo”. Esa es una forma de decirle a la mente que usted no tiene control y que no ha elegido mejorar.

                          Finalmente, céntrese en el día de hoy. Si aprovecha cada día sus metas se lograrán y no se verá atrapado en preocupaciones ni pérdidas de tiempo que a final de la vida le llevarán a experimentar culpa.

                          Evaluación general del artículo

                          lunes, 22 de agosto de 2011

                          Los 10 peligros más comunes del trabajo freelance

                          Hoy en día la modalidad de trabajo freelance se ha instalado en gran parte de la población que encuentra, en esta forma, una libertad con la que no contarían en otro empleo más estático. Pero si bien nadie puede negar que el trabajar desde casa es una práctica muy confortable, hay algunos problemas que pueden aquejar la mente o el cuerpo sin que nos demos cuenta.

                          Para todos aquellos que realizan sus actividades laborales de esta forma, y a veces, comienzan a sentir que su organismo no les da para más, he aquí algunas cuestiones para tener en cuenta y sus posibles soluciones, y que creo también pueden ser aplicables a otras actividades que usualmente desempeñamos como el estudio y trabajos manuales.

                          Adicción a la cafeína

                          Si lo primero que pensamos cuando nos levantamos es “Café”, si llenamos nuestra taza antes de lavarnos los dientes, y no es hasta la segunda que sentimos que podemos funcionar normalmente. O si, por alguna razón, no podemos obtener nuestra dosis de cafeína y todo tiende a desmoronarse, nos cambia el humor, sentimos que no podemos avanzar. Entonces, somos adictos.

                          Una posible solución a esto, obviamente si la estamos buscando, puede ser, en el caso de que bebamos dos tazas antes de empezar a trabajar, cambiar el tamaño del recipiente por uno más pequeño, el cerebro registrará que hemos tenido dos pocillos y no nos molestará tanto por la cantidad.

                          Si preparamos una menor cantidad para que nos dure todo el día, seremos más cuidadosos en el consumo. Los límites en estos casos suelen ser saludables.

                          Trabajar y dormir hasta tarde

                          Muchos freelancers somos como búhos, y la frase “y es que yo funciono mejor de noche” puede no ser tan así. Probablemente, esta cuestión sea un hábito logrado a base de quedarse trabajando más de lo normal hasta altas horas de la noche, por x motivo, fechas de entrega, o gran cantidad de trabajo (y porqué no, ocio, también). Y esta situación, no es grave si nos sucede una vez cada tanto, pero si se transforma en la norma, entonces estamos en problemas.

                          Una solución probable puede ser planear a futuro, organizar nuestra agenda el día anterior por dos motivos, ver la cantidad de trabajo pendiente y encontrar la mejor forma de llevarla adelante para terminar a tiempo, y darnos cuenta de los cabos sueltos para contemplarlos en la organización, de esta forma nos aseguramos cumplir con lo necesario en el tiempo justo y no demorarnos más de lo conveniente.

                          Fumar

                          El fumar es perjudicial para la salud, y eso es sabido. Aquellos freelancers que fuman tienden a fumar más durante el trabajo. Obviamente como no hay ninguna regla que lo impida, se tiende a fumar todo el tiempo y sin tomar conciencia de ello. Fumar excesivamente trae todo tipo de problemas de salud, tanto a corto como largo plazo. El consejo no es dejarlo (aunque deberíamos), sino fumar menos.

                          Una buena práctica sería convertir nuestro hogar/officina en zona libre de humo. Limpiar los ceniceros y todos los paquetes que encontremos y si queremos fumar salir a hacerlo en otro lugar, que no sea donde trabajamos.

                          Cuando esto se convierte en hábito, nos daremos cuenta que si estamos concentrados con un trabajo, habremos retrasado el salir a fumar y cuando menos lo esperemos habrán pasado 3 horas sin que fumemos un cigarrillo.

                          Síndrome del túnel carpiano

                          El síndrome del túnel carpiano es una amenaza real no solo de los freelancers sino de todos aquellos que trabajan diariamente con la pc. Es provocado por la acción repetitiva y puede afectar los dedos, la muñeca y la mano. Escribir durante horas, o la utilización del mouse sin levantar la mano para moverla puede desencadenar esta afección, que requiere una cirugía para corregirse y 6 semanas de recuperación. Un verdadero desastre para cualquiera que necesite trabajar y más si no lo hace en relación de dependencia.

                          La prevención es muy simple y puede llegar a evitarnos graves inconvenientes, asegurarnos de ejercitar nuestras manos una vez por hora al menos, estirar los brazos, flexionar los dedos y rotar las muñecas, utilizar una bola de masaje como ejercicio en nuestro escritorio y utilizarla en los momentos de pensamiento creativo.

                          Ojos irritados

                          Y sinceramente no se que pretendíamos de mirar nuestra pantalla de computadora durante todo el día. Si combinamos eso con la falta de sueño, se podría decir que es inevitable.

                          La solución también es muy simple, y todas estas cosas que pueden obviar fácilmente, cerrar los ojos por algunos minutos y descansarlos. Sacarnos los lentes de lectura si los utilizamos, lavar nuestra cara con agua fria o con un paño embebido y aplicarlo sobre los ojos de forma suave.

                          Cortos períodos de atención

                          Podemos culpar a internet, para poder trabajar necesitamos estar conectados todo el tiempo. Email, lectores de feeds, Twitter, entre tantos otros, hemos logrado acortar los períodos de atención de forma drástica. Parecería que nos empeñamos en distraernos y saltar de una cosa a la otra, de un programa a otro, de una pestaña a otra. Antes de que nos demos cuenta, se nos ha pasado el día y no hemos hecho absolutamente nada de lo que debíamos hacer.

                          Como el resto de las soluciones, implican un hábito, y por ende requieren tiempo de “entrenamiento”, priorizar las obligaciones y cerrar todo lo que no concierne a lo que debemos hacer, cerramos Twitter, Facebook, los emails, todo lo que nos hace perder el tiempo.

                          Dividir el trabajo en etapas y darnos pequeños descansos cuando esas etapas se concluyen, una técnica que nos mencionaba Pablo hace un tiempo, y doy fe que es la que mejor le rinde es la Técnica Pomodoro, cuesta al principio, pero como dije anteriormente, con tiempo, se puede lograr.

                          Dolor de cuello

                          Nos pasamos gran parte del día sentados en nuestro escritorio, mirando la pantalla, y no es algo completamente placentero. Luego de un par de horas el cuello se siente rígido y la espalda comienza a doler, y a veces, sin notar de lo que pasa. Una vez que nos levantamos de la silla es que caemos en la cuenta de los dolores y la rigidez.

                          La solución puede ser estirar y rotar el cuello lentamente a intervalos regulares, una vez por hora o cada media hora. Levantarnos, caminar antes de volver a sentarnos. Si el dolor de espalda es muy fuerte, intenta colocar un almohadón detrás de la espalda para agregar soporte.

                          Mala postura

                          A medida que van pasando las horas en nuestra computadora, tenemos la tendencia de encorvar nuestra espalda hacia adelante, esto daña nuestra columna vertebral a largo plazo y todos los problemas de postura que esto conlleva.

                          Para evitar vernos como una persona mayor encorvada, invirtamos una buena cantidad de dinero en una silla ergonómica. Será caro pero nos servirá durante varios años y no solo lo ahorraremos en médicos en un futuro, sino que entenderemos la importancia de un buen sillón para trabajar. Si podemos, también, sería conveniente adquirir un escritorio ergonómico.

                          Estrés

                          La gran cantidad de trabajo, los clientes demandantes, fechas límite de locura y largas noches sin dormir pueden llevarnos a sufrir de estrés. Quizás funcionemos mejor bajo presión pero si esto se convierte en una constante, es probable que caigamos en un cuadro de estas características.

                          Algo de estrés es bueno para nosotros, tenemos que tomarnos el trabajo freelance seriamente para producir nuestro mejor resultado, pero si es necesario pasar las noches sin dormir y con dolores de cabeza constantes, entonces algo hay que cambiar.

                          Para intentar solucionar este problema, debemos encontrar qué parte de nuestro trabajo como freelancers es la más estresante, es un cliente, un proyecto en particular, lo que sea, identificarlo y buscar maneras de terminarlo o eliminarlo de nuestra mente.

                          Aumento de peso

                          Y es inevitable, si no nos movemos, tendemos a consumir más calorías de las que gastamos. Estar sentados frente a la computadora durante largos períodos de tiempo sin desgastar o ejercitar nuestros músculos no solo ayuda a ganar peso sino que deforma nuestro cuerpo. Obviamente siempre que tengamos una tendencia genética, hay gente muy afortunada en esta cuestión. ;)

                          La solución es ya conocida, salir de la silla y practicar cualquier ejercicio, nada que requiera un esfuerzo excesivo si no lo disfrutamos, pero algo que ayude a poner los músculos en movimiento, ciertamente nos sentiremos más enérgicos y saludables.

                          Conclusión personal: confieso que a medida que iba leyendo pensaba en lo mal que uno hace muchas veces en pasarse horas y horas sin parar sentados en una silla, fijando la vista, con la espalda encorvada. A medida que traducía cada uno de los puntos del artículo de Samar Owais, iba estirando brazos, enderezando mi columna, modificando posiciones que tengo adquiridas, espero el artículo los ayude a sentirse un poco mejor en este trabajo muy lindo pero a la vez muy demandante.

                          FUENTE: kabytes

                          Evaluación general del artículo

                          domingo, 21 de agosto de 2011

                          Factores que condicionan tu productividad II

                          productividad-200.2Como ya explicamos en la última entrega, el problema de la productividad con tareas “ingratas” es muy diferente al de las tareas creativas. En este caso el objetivo es obligarte a ti mismo a hacer cosas que no te apetecen.

                          Y es que, en la mayor parte de los casos, tenemos cosas más tentadoras que las tareas obligatorias. ¿Qué puedes hacer entonces para crear un entorno en el que mejore tu productividad con estas tareas?

                        3. Pon música entretenida. Aquí el objetivo no es concentrarte, sino todo lo contrario: ocupar tu mente lo suficiente como para que soporte mejor estar haciendo una actividad aburrida como puntear una lista de apuntes contables, ordenar unos ficheros, reportar las horas imputadas a un proyecto…

                        4. Mantén un entorno de trabajo ordenado. Si eres un desastre como yo, al menos compra unas cuantas cajas baratas y archiva con el método “a bulto”. Cuando por fin te has decidido a hacer algo, lo que no puede pasarte es que tengas que buscar un documento y pierdas media hora hasta que decidas que ya lo harás otro día, o cambies de actividad para pasar a la importante tarea de ordenar y clasificar.

                        5. Ten todo a mano. Organiza tu entorno de trabajo para que no tengas que estar moviéndote cada vez que necesitas un lápiz o un documento. En un mundo ideal, los documentos están escaneados e indexados en tu ordenador. Pero como no vivimos en un mundo ideal, al menos asegúrate que no puedes poner la excusa de “ahora no puedo hacer esto, porque no tengo X. Ya si eso mañana lo busco y me pongo…” Porque mañana, en el improbable caso de que hayas encontrado X, descubrirás que te falta Y y tendrás otra excusa para no trabajar.

                        6. Trabaja en un entorno cómodo. Se trata de no añadir penalidades a las propias de la tarea. Si hace demasiado calor o demasiado frío, si la silla es incómoda, si no hay luz suficiente, vas a tener una buena excusa para abandonar la tarea cuanto antes.

                        7. Haz descansos frecuentes. Aquí sí es de utilidad la técnica pomodoro, o algo similar. Se trata de compartimentar los esfuerzos, de manera que tu progreso sea evidente: “en esta media hora he conseguido contabilizar 20 facturas” y esto sirva de motivación para seguir con la tarea en otro intervalo de tiempo similar. Fragmentar los tiempos sirve también para hacer las tareas menos intimidantes: es más fácil empezar si sabes que solo tienes que dedicar 30 minutos a contabilizar facturas que si te enfrentas a toda una mañana de papeleo.

                        8. Trabaja en un sitio público. Otra aplicación de lo de engañarte a ti mismo. En lugar de cerrar las puertas, colócate a la vista de otras personas. Es mucho más difícil perder el tiempo viendo vídeos de gatitos en YouTube si sabes que te están mirando. Si trabajas desde casa, te merecerá la pena ir a un café o una biblioteca para trabajar. Verás cómo solo por demostrar que estás ocupado acabarás haciendo ese informe que tenías pendiente.

                        9. Usa un calendario o una lista en papel. Si tienes un calendario, o una lista de tareas en papel, puedes coger un rotulador e ir tachando las cosas ya hechas. Puede parecer una simpleza, pero ese acto produce una satisfacción inmediata porque te ayuda a representar de manera gráfica tu avance. Y ya de paso, te recuerda lo que todavía no has hecho.

                          FUENTE: desencadenado.com
                        10. Evaluación general del artículo